lunes, octubre 22, 2007

Oppenheimer y la educación en Latinoamérica

La palabra de Andrés Oppenheimer para la educación en Latinoamérica es mediocridad...
No tengo tiempo hoy para revisar sus fuentes, aunque algunas de ellas las conozco y se las ha mencionado aquí: el informe Pisa, por ejemplo. Lo haré en los próximos días, y seguramente se podrán extraer más observaciones, pero su enfoque comparando Asia y América Latina es válido sin más:
Destaco algunas de sus indicaciones:

El contraste entre las exigencias a los estudiantes en India y en América Latina me vino a la mente mientras leía un nuevo reporte del Banco Mundial sobre la calidad de la educación en los países latinoamericanos. El informe es la crítica más devastadora sobre el nivel de la educación en la región.
Mientras que en 1960 el porcentaje de gente que terminaba la escuela secundaria era del 7 porciento en América Latina y del 11 por ciento en Asia, actualmente los porcentajes son del 18 por ciento en América Latina y del 44 por ciento en Asia.

Algunos de los ejemplos citados en el reporte:
- En el Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes (PISA), un test estandarizado que mide a los estudiantes de 15 años en matemáticas, lenguaje y ciencia, los países latinoamericanos terminaron entre los peores del mundo.
Mientras que los estudiantes de Hong Kong, China, promediaron 550 puntos en matemáticas, 510 en lenguaje y 539 en ciencias, los de Corea del Sur promediaron 542, 534 y 538 respectivamente y los niños de Estados Unidos promediaron 483, 495 y 491 puntos, los estudiantes de México, Brasil, Chile, Argentina y Perú promediaron alrededor de 400 puntos, y en algunos casos mucho menos.
- Incluso los estudiantes latinoamericanos de las clases sociales más aventajadas sacaron malos resultados en el examen PISA, ''derrumbando el mito de que los estudiantes más privilegiados de la región reciben una educación de alta calidad'', dice el reporte.
- En el examen Tendencia Internacional del Estudio en Matemáticas y Ciencias (TIMSS), que mide a los estudiantes de octavo grado en matemáticas y ciencia, los únicos dos países latinoamericanos que participaron -Colombia y Chile- terminaron entre los últimos de la lista.
- En el Estudio del Progreso en Alfabetización y Lectura Internacional (PIRLS), que examina a los estudiantes de cuarto grado en lectura, los únicos dos países de América Latina que participaron fueron Argentina y Colombia. Argentina terminó en lugar número 30 de 35 participantes, y Colombia en el 31.

Mi opinión: Estos datos son trágicos para América Latina, porque en la era actual de la economía del conocimiento, los países con sistemas educativos de mala calidad están condenados a largo plazo a un crecimiento más lento.
El exito económico de China, India y Europa del Este muestra que los países que le apuestan a la calidad de la educación producen bienes más sofisticados y reducen la pobreza mucho más rápidamente que los que producen materias primas o bienes con poco valor agregado.
No estoy sugiriendo que los niños latinoamericanos sean sometidos a demoledores exámenes de ingreso al jardín de infantes (incluso la Corte Suprema de India le ha puesto límites a esta práctica, diciendo que le provoca demasiada ansiedad a los niños demasiado temprano en la vida).
Sin embargo, lo menos que podrían hacer los países latinoamercanos es comprometerse a participar obligatoriamente en los exámenes internacionales estandarizados, y a divulgar sus resultados. O sea, medirse a sí mismos respecto del resto del mundo,y actuar en consecuencia. De otra forma, la mediocridad educativa condenará a los paises de la región a quedarse cada vez más atrás del resto del mundo.

Mediocridad es lo que deja el seguimiento de las noticias en Argentina...Desde que tengo memoria, el año de estudios en escuelas primarias y secundarias está condicionado por los reclamos sindicales, redondeando siempre un alto número de horas perdidas, de un calendario ya de por sí raquítico. Si el agente de la educación mantiene esa actitud, poco se puede esperar. Es inútil que recuerden y levanten a Sarmiento: la realidad cruda es muy distinta. Y así siguiendo...

24 comentarios:

Byron dijo...

Señor Oppenheimer, quizás los modelos educativos latinoamericanos tanto públicos como privados no estén a la altura de naciones desarrolladas.Pero no es muy útil solo descalificar sin generar ninguna propuesta.

Ciertamente hoy en día es muy común polemizar sobre la calidad académica de nuestros sistemas educativos. Y es que los procesos de globalización, o sea la expansión del capitalismo a todo el mundo han tenido repercusiones sobre los países llamados subdesarrollados. La propaganda mediática señala las aperturas comerciales y la competencia internacional como única manera de conseguir el anhelado desarrollo para nuestros pueblos tercermundistas.

Esto nos lleva a darle gran valor a los llamados estándares internacionales, y a la competitividad y productividad científico-tecnológica. Los grupos defensores del libre mercado, tanto académicos, como medios de comunicación, etc ven en la educación un potencial de mercado muy fuerte. Pero no sólo como negocio, sino también en términos de incremento de la productividad basados en mejorar la llamada calidad educativa.

Sin embargo, este término de calidad y de alto nivel académico tiene ciertas particularidades. Por un lado critica las posturas ideológicas, ya que aduce que el mercado es el único medio para el desarrollo. Rechaza la existencia de ideologías, pues son para ellos un absurdo ante hechos como el fin de la guerra fría y el llamado triunfo del modelo neoliberal.

También apuesta a una educación con visión empresarial, es decir la escuela como inversión, que es generadora de capital. Esto en un marco de competitividad, es decir, constantemente nos comparan con otras naciones más desarrolladas, cuyos modelos tienden a ser más avanzados. Y se justifica según ellos porque es la única manera para generar desarrollo.

Ciertamente considero que la educación debe dar saltos de calidad. Pero debemos entender que no se trata de imitar modelos, ni tampoco de idealizar naciones porque conviene a nuestros intereses. La visión empresarial critica la ideologización, pero ¿acaso no es ideologizado decir que no existe otra vía al desarrollo? Esto convierte al sistema educativo en creador de fuerza de trabajo reproductora de una visión ideológica sesgada.

No creo que la calidad deba estar asociada a una reproducción ideológica, aunque sí se reproduce,pero sus objetivos no deben cerrarse a generar capital. Ya que también puede tener una función liberadora. Cada país tiene características distintas. Los latinoamericanos ciertamente tendríamos dificultades para competir en el plano internacional o para parecernos a ellos.

Pero esta no debe ser nuestra meta, la visión empresarial, constantemente nos compara con las naciones que ellos llaman prósperas. Pero el copiar modelos no necesariamente significa mejorar.La educación puede ser mucho más que habilidades técnicas e intelectuales dirigidas a la competitividad empresarial.Debe darnos herramientas de reflexión, cuestionamiento y para esto no puede aceptarse el pensamiento único.

Así que no nos engañemos. Mejorar va más allá de las habilidades, que son por supuesto una parte crucial en un sistema educativo. Deben tomarse en cuenta los valores culturales de cada país. No se trata de homogeneizar al mundo a los patrones de países hegemónicos, aunque puedan existir elementos que nos ayuden. Pero esto es una lección que tendrán que aprender esas oligarquías que idealizan al primer mundo tan ciegamente.

Precisamente una buena educación promueve las habilidades de cuestionamiento, de crítica, de reflexión. Respeta las creencias de cada país, no privilegia una visión de competitividad, sino que debe proveer elementos verdaderamente integrales. Es decir que tengan en cuenta las habilidades tanto numéricas como verbales, comunicacionales, etc. Pero también la expresión libre y la promoción al desarrollo de la crítica.

La promoción del libre mercado y la competitividad también deben ser objeto de discusión y cuestionamiento. Debemos eliminar esa idea romántica de que es la solución única, también se debe respetar el derecho a las ideologías y a las creencias de cada nación. Ya que la imposición de modelos por la fuerza y su idealización obsesiva y poco fundamentada lo único que causará será repudio y ánimo de lucha.

Jorge Ubeda dijo...

Byron,
Tu comentario difícilmente lo lea Andrés Oppenheimer, muy lejos de aquí...No obstante, quisiera puntualizar un aspecto básico de tus argumentos.
Oppenheimer habla de exámenes en matemáticas y ciencias, y de capacidad para responder acertadamente en un exámen que exije raciocinio, análisis y trabajo duro. Las matemáticas exigen un esfuerzo de razonamiento, muchas horas de trabajo de análisis, muchos ejercicios para entender un problema, examinación de distintos caminos de manera creativa y aplicada...Nada de "guitarreo", como diríamos en Argentina. Para eso, tu sistema educativo te debe haber enseñado bien los fundamentos matemáticos, durante un buen período de tiempo; haber hecho una buena cantidad de horas de ejercitación, y haber aprendido a pensar soluciones creativas.
Hasta aquí, nada de ideologizaciones sobre los modelos educativos centrales vs periféricos. Mientras no estemos de acuerdo en esto, lo demás es retórica. Y de esa retórica tenemoos hasta las orejas.

Byron dijo...

Jorge Ubeda
No es importante en lo más mínimo si Oppenheimer nunca llegue a leer este comentario. Para mí es suficiente con ejercer mi derecho a expresarme si no estoy de acuerdo con sus planteamientos. Si supuestamnete estamos en una sociedad libre tenemos todo el derecho a no estar de acuerdo con aquellos que tienen el privilegio de manipular a la opinión pública por medio de la prensa.
Además en su mayoría los comentarios de Oppenheimer se basan en puras encuestas, en puros datos. Y también le interesan especialmente aquellos datos que puedan hacer ver mal a Latinoamérica. Para después justificarlo con sus propias posturas. Difícilmente estaremos de acuerdo, no creo que eso sea el objetivo a final de cuentas. Es sólo que a pesar de que tiene derecho a la crítica, no es lo mismo hablar y hablar desde otro país, donde las condiciones son muy diferentes en contra de esta región, a tener que batallar diariamente en nuestros países de origen.

Jorge Ubeda dijo...

Byron,
Por supuesto, mejor es dar tu criterio que no hacerlo. Replico porque disiento en general con tu punto de vista, particularmente en éste artículo, todo lo contrario de generalizaciones ideológicas, que nuevamente expresas ahora.
De tu último comentario, me da la impresión de que tu actividad está vinculada a la educación ("...tener que batallar diariamente en nuestros países de origen"). Si así fuera, sería muy interesante que contaras cómo se desenvuelve tu experiencia, y qué puntos fuertes y débiles le ves a tu sistema. Entiendo que hablas desde Guatemala, donde seguramente habrá mucho que hacer.
Disiento particularmente en criticar la observación de Oppenheimer porque se basa "en puras encuestas, en puros datos". Estamos hablando del informe Pisa, que en primer lugar es aceptado y aprobado por los participantes: ningún país latinoamericano evaluado lo hizo en contra de su voluntad, y probablemente en algunos casos lo han hecho positivamente, para establecer bases de mejora de sus sistemas.
Por otra parte, el informe aplica parámetros semejantes para América Latina y otros continentes. Dentro del grupo participante, destacan varios países asiáticos que, partiendo de niveles inferiores a los de varios países americanos hace cincuenta años, hoy están en primera línea en general, y consecuentemente, también en esta encuesta.
¿Tiene sentido complacerse de un mal rendimiento comparativo en educación? Comparto con Oppenheimer que mientras no comprendamos que las cosas no están bien, condenaremos a nuestros países a representar en el mundo el lamentable papel que comentaban nuestros ancestros cuando hablaban de Asia, África, o el mundo árabe.

Byron dijo...

Tampoco nos sirve de mucho sólo criticar.No importa que tan prestigiosos sean los llamados rankings o quien los elabora, eso lo plantee al principio, en la actualidad se le da mucho valor a la competitividad internacional. Se hace mucha promoción acerca de las encuestas y los datos, y esto parece que interesa mucho a Oppenheimer, especialmente porque en estos rankings todos los que revisa este periodista es muy obvio que estaremos muy por debajo. Además reitero que es muy fácil sólo criticar estando muy alejado de la región latinoamericana.En cuanto a lo de ser complaciente, nada de eso, puesto que también he criticado el nivel de la educación de mi país, pero esto no me sirve de mucho realmente. Ciertamente mi país basado en los llamados rankings, siempre se ha ubicado por debajo de la región latinoamericana. Tampoco se trata de "entender que las cosas no están bien" pues esto ya lo sabemos. Reitero mi crítica sobre los "puros datos", debido a que siempre este periodista ha basado muchas de sus opiniones(que son las que evidencian sesgos)en los "puros datos", y este es un aspecto que no critico sólo yo.

Byron dijo...

Es muy peligroso también vulgarizar la situación de África o el Asia subdesarrollada. Lo que siento yo es que no leístes o comprendistes bien mi primer comentario. Y no quiero estar regresando a puntos que ya dejé bien claros. En primer lugar, no me dedico a labores docentes, puesto que tú lo planteas como si estuviera quejándome. Además cuando me refiero a batallar, lo que trato de decir es que una visión realista debe ser objetiva, y esto no es alegar que los planteamientos(del informe del BM) son infalibles.Batallar quiere decir alcanzar un nivel académico competitivo en condiciones de desventaja(esto no es ideologizado como tú lo planteas). Me parece que expresas muy poco una postura, puesto que te dedicas a justificar a este periodista, lo que critico es que este personaje está lejos de conocer la verdadera realidad de "nuestros países de origen". Ciertamente Oppenheimer es muy aplaudido en los sectores de derecha en Latinoamérica, puesto que parece simpatizar con muchos de estos planteamientos. Sin embargo, debes entender que no se debe vulgarizar la ciencia, la realidad social está más allá de encuestas.Ya plantié que la etapa de globalización da mucho valor a los rankings, tú planteas una visión muy justificadora, ideologizada(aunque tu no quieras aceptarlo). En este sentido se le quiere dar a estos informes grados de infabilidad, o sea de que son incuestionables. Esto para justificar una postura que reitero es política e ideológica, entiende que me refiero a Oppenheimer.
Además la etapa actual promovió una visión que alegaba no ser ideológica, llamada pensamiento único(que parece no comprendistes de mi comentario)si no entiendes que es esto recomiendo que leas a autores como Ignacio Ramonet, Chomsky,entre otros. Entender que "las cosas no están bien" es parte de la visión que Oppenheimer nos ha querido vender. Pero debes leer bien a Oppenheimer y entender su verdadera postura, que tal vez tú no entiendas, o si en este caso estás de acuerdo es porque simpatizas con su visión ideológico política. El verdadero trabajo pasa por acciones reales y concretas, no por comparaciones. Oppenheimer habla de países como India, China, y regiones ex soviéticas. Últimamente se ha puesto de moda idealizar estas naciones, pero los periodistas tienden a manipular la información, en este caso Oppenheimer se escuda en un informe, para que su opinión sea incuestionable. Pero la realidad de esas naciones debe ser estudiada con más cuidado, ya que nos manipulan en Latinoamérica alegando que su visión es incuestionable por el "éxito" que han tenido. Y esto sirve precisamente a organismos como el BM o el Fondo Monetario Internacional que hoy afortunadamente se encuentran desprestigiados y los latinoamerica
nos ya no se creen sus discursos, gracias a la crisis mundial.
No debemos engañarnos, la realidad a veces es muy diferente de lo que la prensa(Oppenheimer) quiera hacerte creer, en eso hay que tener mucho cuidado. Y cuando veas una encuesta, entiende, comprender la realidad, no es sólo ver una visión periodística. Es necesaria la investigación científico-social para comprender las verdaderas razones que generan los fenómenos sociales, y esto no se aprende leyendo a Oppenheimer.
Reitero, debistes haber leído mal mi primer comentario, puesto que evidencias que no lo comprendistes del todo.
Pero bueno, al final fue un sano debate.

Jorge Ubeda dijo...

Bueno, Byron
Acá tenemos dos problemas, Oppenheimer y la educación en Latinoamérica. Francamente, el primer problema no me interesa. El segundo sí. Y dado que, como dices, "puesto que también he criticado el nivel de la educación de mi país, pero esto no me sirve de mucho realmente", me interesaría conocer cómo se podría mejorar la situación entre nosotros.
De todas formas, quiero dejar claro que estamos hablando del informe Pisa, en el que sólo participa Panamá en Centroamérica, y que la inspección y las reglas aplicadas son aceptadas por todos los participantes, que comparten los objetivos a lograr. Argentina, Chile, Brasil, Uruguay, le dan importancia al estudio, y sus resultados producen ajustes. La discusión está en estos términos.

Jorge Ubeda dijo...

...y tanto no me interesa en este caso quien lo diga, que probablemente encuentres en citas anteriores o posteriores otras referencias a los informes Pisa (que no se llaman así por la ciudad, sino por su objetivo de mejora: Programme for International Student Assessment)

Byron dijo...

Bueno Jorge Ubeda, al parecer simpatizas mucho con esta clase de informes. En cuánto no te interesan algunos planteamientos, creo que estarás lejos de comprender el verdadero sentido de mi primer comentario, por esto ya no quiero seguir remarcando porque demuestras incomprensión del planteamiento central que coloqué al principio. Ya he dejado bastante clara la posición al principio, debes entender que los periodistas defienden una visión, que tiene contenidos políticos(aunque quieran maquillarlos con encuestas o informes "prestigiosos") en este sentido,también debes cuidar el hecho de que uno conozca este tipo de estudios. No comprendes tampoco que no se trata del "prestigio" de los datos, debes entender que el periodista tiene una visión, una interpretación de estos datos. Allí va dirigida la crítica, por esto antes de cuestionarme, deberías haber leído mi planteamiento central. Ya que apuntastes textualmente sólo a un punto, al plantear que careces de interés lo que proyectas es una incapacidad de plantear elementos de debate(puesto que no tomas en cuenta lo central)el informe PISA que no me interesaría demasiado profundizar en él, este informe constantemente es manipulado, deberías tú informarte más sobre el informe: Program for International Student Assesment. No creas que esos informes son lo suficientemente sólidos para alegar ser infalible en una postura. También careces de comprensión en el sentido de mi crítica, Oppenheimer utiliza este tipo de informes pero deberías leer que también coloca una opinión. La cual es altamente cuestionable, y yo he definido mi postura, lo que pasa es que no la has comprendido, pero deberías entender que cuando plantié una crítica no era sólo los aspectos que te pudieran "interesar", mi crítica es al periodista, a su interpretación de este informe. Sólo para que entiendas, ahí te va una opinión externa sobre esos informes(para que veas que no sólo yo los puedo cuestionar) esta es la opinión de otro periodista: "Los datos del informe PISA, han contribuido a extender el alarmismo pintando panoramas catastróficos... es sólo una fotografía más aunque la más mediática y con un enfoque limitado, de la realidad educativa" Además agrega algo que ya te plantié pero como no lo comprendes ahí te va lo que opinan otros periodistas sobre este elemento: "El informe PISA es un elemento más de la extensión del discurso neoliberal que se ha ido imponiendo en la educación: un discurso que habla de estándares, liderazgo, calidad total, excelencia." Si los países lo adoptan o no eso realmente no es importante y no me interesa tampoco. Pero para que veas, el informe PISA no es incuestionable, al contrario, fácilmente es manipulado, esa es la crítica.

Byron dijo...

Bueno Jorge Ubeda, parece que aún no has entendido que los informes PISA, no son realmente tan importantes como tu crees. Tu los consideras argumentos infalibles, pero eso sólo es aceptado en el pensamiento único, por esto te recomiendo seriamente a Ignacio Ramonet. Está bien si eres un férreo apologista de Oppenheimer, el problema es que estos informes son cuestionables, y tienen "generalizaciones ideológicas" como tú les llamas. Ahora, no me interesa profundizar mucho en ello, ya que dejé bien clara mi postura al inicio, pero al parecer no la comprendistes muy bien que digamos. Cuando defiendes a Oppenheimer, estás tomando una postura ideológica,aunque tú no lo pienses así. Quiénes niegan las posturas son los apologistas del pensamiento único, el libre mercado. Sin embargo, esto genera constantemente crisis, justificar el pensamiento único(como tú lo haces) es muy rebatible en estos tiempos. Por esto reitero que los informes PISA, son altamente cuestionables. han recibido múltiples críticas y mi postura sobre la "obsesión por la estandarización" ya la dejé bien clara en mi primer comentario, por esto antes de "disentir" como tú dices, deberías releer mi primer comentario, antes de descalificar este.

Jorge Ubeda dijo...

No voy a continuar con esta discusión Byron. No hay más que agregar y es redundante. El día que me definas en términos concretos el estado de la educación en tu país, qué haces o hacen para mejorarla, supuesto el caso de que consideres que debe mejorar, allí hablaremos.
Insisto en que esto lo estás planteando en un terreno ideológico, totalmente estéril, porque no veo cuál es tu diagnóstico y salida. No me interesa discutir sobre Oppenheimer, aunque te concedo que suelo leerlo porque a veces (no siempre) tiene ideas claras sobre nuestro común estado. Pero sucede que en nuestra común medianía, es mayor el regocijo pachanguero que el deseo de transformar una realidad cada vez más triste. Qué curioso que los comunistas asiáticos tengan mayor sentido común, y mas determinación para cambiar sus países, que nuestras izquierdas folclóricas.
Voy a cerrar los comentarios sobre este punto, Byron. No insistas. Si te interesa continuar, abres tu sitio (blogger es gratuito, en fin), escribes positivamente tus ideas, y entonces te contestaré yo, si lo veo necesario.
No me interesa censurar, pero si publico lo que escribas, me veo obligado a responder, y esto ya es un poco cansador por repetitivo.
Y, además, no se escribe "plantié". Se escribe "planteé", en buen castellano.

Jorge Ubeda dijo...

Si abres un sitio para explicarte, me dejas aquí un mensaje, para enterarme.

Byron dijo...

No me importa si censuras este comentario, ya que alegas estar "cansado". Tus planteamientos alcanzan en cierto punto ser falaces, sobre todo el primero que me hicistes y el último. Sin embargo, respondistes mi crítica a Oppenheimer, entonces como dices "me veré obligado a responder", pues yo también tengo todo el derecho a responder, dado que todos tenemos derecho, no sólo tú. Debes tener mucho cuidado con tus "izquierdas folklóricas" dado que vuelves a caer en lo falaz. (tu observación sobre mi error ortográfico, debes entender que escribir en estos blogs es más difícil, y es de humanos por allí equivocarse de vez en cuando).En fin tu postura sobre "izquierdas", suena un tanto burlesca, y debes tener cuidado de no caer en el error de las simplificaciones, ya que el análisis político o ideológico es más complejo. Por supuesto que tenemos posturas ideológicas, políticas, etc. Tú también las tienes, así que no deberías negarlas, insisto, porque tú también insistes, entonces no te quejes. Ahora sí me censuras, el que queda mal eres tú, Oppenheimer se jacta de muy liberal, y los liberales creen en la democracia, si tu simpatizas con él, deberías por reconocer que no obtendrás lo que quieres que yo te escriba. Ya que no es el centro de lo que quiero externalizar, por medio de mis comentarios. En fin esto es sólo una contestación, y como dices "no querer redundar", yo tampoco lo deseo, pues ya dejé bien clara mi postura al inicio, en fin, a ver si te animas a ser antidemocrático y censurarme, o dejas limpia la libertad de expresión.

velvett vanessa dijo...

Ha sido una interesante discusion entre Jorge Ubeda y el historiador guatemalteco Byron. Lo que más me sorprende es la manera en que Ubeda se aferra a los planteamientos de Oppenheimer, sin demostrar un análisis profundo. Hubiera sido interesante que Jorge Ubeda mas que defender con pocos argumentos a Oppenheimer deberia de plantear su opinión. Textualmente Jorge Ubeda señaló "comparto con Oppenheimer que las cosas no estan bien", y además plantea de forma burlesca el papel del mundo árabe y África. Me gustaría que Ubeda se quitara la máscara y definiera su postura política, ya que una actitud de los neoliberales radicales y dogmáticos ha consistido en negar la postura ideológica y defender sin argumentos el pensamiento único, el cual es una amenaza a nuestro derecho a ser diferentes. Esconderse detrás de las encuestas es una actitud común de Andres Oppenheimer, este periodista con una carga de resentimiento muy fuerte hacia sus orígenes pues nos consterna saber que su mayor frustración es ser latinoamericano. Sin embargo, muchos latinoamericanos nos sentimos orgullosos de nuestra región y luchamos día a día por superarnos, en vez de huir al primer mundo y emitir opiniones malintencionadas marca USA. No, luchar en la región eso si es un mérito muy grande. Por supuesto con un gran respeto a todos los latinoamericanos que destacan en el primer mundo pero que no se avergüenzan de sus raíces. Ahora para analizar más a Andres debo decir que ante todo es una marca registrada, tiene un prestigio derivado de la comercialización de su nombre. A partir de esto inferimos que responde a intereses de Estados Unidos, específicamente de Miami, hogar de los cubanos resentidos ante la dictadura castrista. Entonces Andres comercializa sus ideas satisfaciendo a un mercado, su propósito es alarmar a la región para que se apure a arrodillarse a Estados Unidos y se resigne a defender su soberanía y sus derechos. Precisamente para esto se comercializa a naciones emergentes, se manipula la verdad con un análisis mecanicista y manipulado. Por esta razón a Oppenheimer hay que confrontarlo con otros analistas, e incluso con todo respeto de mayor prestigio que el mismo Oppenheimer. Recordemos que Andres es periodista y su trabajo es opinar defendiendo los intereses de quien le paga, Jorge Ubega seriamente te urge leer analistas de un pensamiento variado para que tengas capacidad de opinar y de tener un criterio, de tener más argumentos.Es bueno conocer la realidad social antes de ser un apologista. En este caso si eres neoliberal me gustaria que lo admitieras, otra sugerencia es no amenaces con censurar los comentarios de quienes no comparten tus ideas, recuerda que tu contestaste primero la opinion del historiador guatemalteco. En fin creo que el debate ya concluyó, Jorge Ubeda es un apologista neoliberal del pensamiento único, pero que no quiere reconocerlo, mientras el guatemalteco tiene una tendencia izquierdista aunque comparte ideas neoliberales(algunas), como prepararse académicamente y apoya que el sistema educativo tenga calidad, es decir mejores maestros y preparacion fuera del país, por lo que Ubeda lo juzgó mal sin conocer mucho sus verdaderas ideas. Mientras Ubeda no dejó clara su postura política, lo que es peor, la negó.

Jorge Ubeda dijo...

Vanessa (¿será ese tu nombre y apellido? perfil no identificado, como el de Byron),
Como verás, ni censuré a Byron, ni a tí. No se trata de censura, sino de discusión con sentido. Lo que siempre fué un comentario basado en hechos y cifras confirmables, destinado a que los interesados, es decir nosotros, incrementaran sus esfuerzos en mejorar las bases del futuro latinoamericano, devino en esta discusión un reparto de etiquetas y negaciones. Lo que no me interesa es precisamente ésto, y por eso considero la discusión agotada. No replicaré sobre etiquetas: replicaré si cualquier persona que se sume a esta conversación aporta algo, sea decirme que le parece perfecto que los analfabetos lo sigan siendo, o sea que tenga un plan para asegurar 99% de alfabetización.
Si vas a responder, que sea sobre el estado y futuro de la educación en tu país, o en América en general. De eso hablaremos; de otra cosa no.

Byron dijo...

La intervención de Vanessa me parece muy interesante, en tanto Ubeda ya no tiene nada que decir pues que no lo haga. En mi caso si me gustaría retomar los últimos dos comentarios. Cuando desarrollé mi crítica central iba dirigida a Andres Oppenheimer específicamente. En fin, Ubeda habla de hechos confirmados, lo cual yo no negué, el problema radica en que los hechos confirmados tienen un grado de verdad condicionado, es decir carecen de objetividad. La realidad social en este caso la educativa se distorsiona fácilmente a través de la televisión o Internet, incluido el Informe PISA. Por esta razón Andres Oppenheimer es tan criticado. Jorge Ubeda lo que hace es muy simple, no analiza, solo justifica, esto los historiadores y analistas políticos y también los que conocemos nuestro sistema educativo lo identificamos fácilmente. Jorge Ubeda al hablar comete demasiadas falacias, por ejemplo al final pide un aporte, sin embargo a lo largo de todas sus intervenciones no encontré ninguno de su parte.
No podría discutir más a profundidad con Jorge Ubeda pues reniega de su postura, creo que quizás no tenga una definida. En fin, me calificaste de tendencia izquierdista, ciertamente mi labor intelectual consiste en estudiar y analizar las estructuras de poder dominante. En este caso Andres Oppenheimer.
En mi caso, creo que los neoliberales en general, incluido Andres Oppenheimer y Jorge Ubeda se esconden tras una cortina de humo ideológica, como dice el historiador guatemalteco Julio Castellanos Cambranes. Además los planteamientos de Oppenheimer son contradictorios, por ejemplo, critica la educación pública, idealiza a la privada, pero la realidad de las naciones desarrolladas es muy distinta. En los países desarrollados el Estado tiene una fuerte intervención y garantiza servicios al pueblo. Veo que tu interés merece no quedarse así, te recomiendo leer a Atilio Borón y a James Petras, dos críticos de la globalización muy interesantes, que sí conocen de lo que hablan. Ubeda solo te llena de falacia y se pone a la defensiva, ademas aporta muy poco.
En fin, Atilio y James señalan que la globalización es más un concepto ideológico que real, de allí devienen todas esas comparaciones que Oppenheimer hace. Sin embargo, los neoliberales califican de emergentes a ciertos países, pero la verdad es distorsionada, es decir el objetivo de Andrés Oppenheimer es instar a Latinoamérica a entregarse totalmente a Estados Unidos, por eso critica a Chávez, Evo Morales, etc. Su fin es alarmar al pueblo latinoamericano para que se entregue a los Estados Unidos. Para eso sirve el informe PISA, para que los países de Latinomérica entreguen su soberanía a los organismos financieros internacionales. En lo que si concuerdo con los neoliberales, es en que los latinoamericanos debemos superarnos académicamente, en mi caso estudio dos carreras universitarias simultánemanete(ya casi concluyo, no repetí nunca, como señala malintencionadamente Oppenheimer) y mi objetivo es continuar estudios de postgrado en Europa. En fin eso debemos hacer, no fijarnos en comparaciones que distan de nuestra realidad. Además el pensamiento único tras el cual se esconde inútilmente Ubeda está en crisis, debido a la recesión mundial, ya los planteamientos de Oppenheimer dejaron de ser verdades absolutas como él quizo hacernos creer. Una trampa de Oppenheimer que Ubeda copia es hablar de naciones de éxito o de quienes logran supuestamente resultados, por eso se esconden detrás de los rankings. Pero se rehusan a que pienses diferente. La actitud que toman de criticarnos se debe en el caso de Oppenheimer a que es financiado por EEUU para dirigir una opinión para tachar a los latinoamericanos de trasnochados ideológicos, pero el objetivo real es, buscan que nos rindamos nuestra soberanía e identidad cultural a la invasión total de Estados Unidos. Por ejemplo, Oppenheimer ataca nuestras lenguas indígenas, lo cual demuestra su frustración por ser latinoamericano. Yo creo que, debemos aprender inglés, pero hay que defender nuestra identidad.

Jorge Ubeda dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Jorge Ubeda dijo...

Byron, tu contumacia corre pareja con tu persistencia en el sostenimiento de una doctrina muy vieja y desafortunada para América...Hace tres años que entras a este sitio, sólamenta para ver cuándo te contestaría. Sé perfectamente ésto.
Ve con Evo, Kirchner, Correa, Ortega, Chavez y Castro a festejar la ruina de América. Si alguien se ha definido aquí con claridad, eres tú. No te interesa hablar de educación ni de mejora de nuestras sociedades; te interesa la "construcción revolucionaria" del Padre de América. Tu éxito en este camino te podrá reportar un puesto de escribiente a sueldo de alguno de nuestros Grandes Revolucionarios, para justificar "el modelo americano de camino al futuro".
Ese modelo ya triunfó, y lleva dándole desde hace cincuenta años, hambre, miseria, muertos y putas a Cuba.
El día en que nuestros intelectuales sean mayoritariamente opuestos a ésto parece que no está cerca.
Insisto: Si quieres escribir sobre la "via latinoamericana al futuro", abre tu blog. ¿Para qué sigues escribiendo aquí?
O quizá mejor, haya que escribir un artículo sobre el pensamiento cubanista latinoamericano, otra forma de globalización. Allí seguramente te podrías explayar. De educación, para qué...

velvett vanessa dijo...

Jorge Ubeda, leí ambos comentarios y me parece que cometes demasiadas falacias al escribir, además tuve la oportunidad de consultar a especialistas en ciencias sociales y cometes errores de carácter teórico bastante graves, con lo que demuestras tener una carga de prejuicios ideológicos.

En primer lugar escribes "tu contumacia corre pareja con tu persistencia en el sostenimiento de una doctrina muy vieja y desafortunada para América".

Tu manifiestas a parte de argumentos falaces, escribes elementos ideológicos, pues comparas movimientos del siglo XX con los movimientos actuales, estos tienen marcadas diferencias.

Otro error tuyo Ubeda es encasillar al modelo socialista cubano en la línea de los gobiernos de Chávez, Evo y Correa, etc.

Por ejemplo, veamos el caso de Chávez y Castro:
Fidel Castro lideró una revolución socialista en el marco de la guerra fría, ha tenido sus errores pero también logros reconocidos que tú niegas por tu CEGUERA IDEOLÓGICA.
En Cuba existe un modelo socialista pero con características del tercer mundo. No existe tanto capital privado y hay una homogeneización ideológica.
En Venezuela la oposición es fuerte y recibe apoyo económico de EEUU para desestabilizar a Hugo Chávez, el modelo no es socialista sino un capitalismo un poco controlado, pero existen empresas privadas y transnacionales.
Hugo Chávez se reveló al Consenso de Washington en pleno siglo XXI y retomó un modelo nacionalista y desafiante al dominio de EEUU, la guerra fría ha concluido.

Jorge Ubeda, noto que careces de fundamento y tienen mas prejuicios ideológicos que argumentos, me gustaría saber cuál es tu profesión pues se nota que no conoces de ciencias sociales.

En fin, ME GUSTARÍA OTRA INTERVENCIÓN DEL HISTORIADOR BYRON PUES PLANTEA ELEMENTOS MÁS INTERESANTES, JORGE UBEDA MANIFIESTA UN FUNDAMENTALISMO IDEOLÓGICO QUE LO ALEJA DE LA REALIDAD.

Jorge Ubeda dijo...

Vanessa
Estimo que estoy hablando con un estudiante/a. De otra manera no tiene mucho sentido conversar.
Partiendo de esta asunción, quisiera puntualizar dos o tres elementos de lo que escribes.
1. No es muy difícil saber a qué me dedico. Basta con prestar atención a los enlaces del lado derecho, o a la presentación en el título o en la parte superior del lado derecho. Una cuestión elemental que se espera de un estudiante, es el análisis de campo y la investigación.
2. También pondría en duda que Byron sea "un historiador", al menos no uno con un título académico, ya que él mismo declara que "está estudiando dos carreras". Una vez más, es importante no precipitarse emitiendo juicios, sin tratar de corroborar los elementos en juego.
3. Luego de consultar a especialistas en ciencias sociales, hubieras podido tener a bien explicar cuáles son mis "errores teóricos bastante graves", o cuáles son las falacias que acometo: apelar a la autoridad es un argumento medioeval.
4. No hubiera creído que los movimientos del siglo XX fueran muy distintos de los que transcurren ...en el año 2010. Diría que, por el contrario, si estamos hablando de Cuba y su esfera de influencia, ellos mismos se encargan de abogar por sus semejanzas.
5. Esta nota está dedicada al retraso educativo latinoamericano, originalmente. No entiendo la insistencia en terminar hablando de Castro y Chavez. A mí no me interesa escuchar argumentos en este terreno; me interesa, aquí, hablar de educación, de retraso educativo: ¿no sabes centrar una discusión, sin llevarla a la agitación de banderas?
6. Y a propósito, como parte de estas carencias apuntadas entre otros por los informes Pisa, tu propia redacción muestra inconsistencia de construcción, que justamente es una de las debilidades señaladas por ellos. Por ejemplo, en la oración:
<< Hugo Chávez se reveló al Consenso de Washington en pleno siglo XXI y retomó un modelo nacionalista y desafiante al dominio de EEUU, la guerra fría ha concluido >> supongo que lo que querrás haber dicho es que "Hugo Chavez SE REBELÓ CONTRA EL Consenso de Washington..." o quizá hayas querido decir que "...se mostró, se descubró ante el Consenso...". Lo que no logro relacionar es qué tiene que ver que Chávez haya retomado un modelo x, con el hecho de que la guerra fría haya terminado.

Byron dijo...

Bueno, responderé a Vanessa, puesto que pidió otra intervención de mi parte.
Pero primero le diré a Ubeda lo siguiente:
Mis carreras las he concluido y me perfilo para estudios de postgrado, y no necesito probarte nada, ya que tú tampoco puedes comprobar si verdaderamente tienes una profesión.

En respuesta a Vanessa, debo retomar las inconsistencias de Jorge Ubeda, cuando escribe:
"No hubiera creído que los movimientos del siglo XX fueran muy distintos del 2010 si hablamos de Cuba y su esfera de influencia ellos mismos se encargan de abogar por sus semejanzas"

Precisamente la inconsistencia de Ubeda radica en su incapacidad de brindar argumentos válidos, por eso Ubeda es falaz. Compara ambos movimientos pero no escribe ningún argumento, entonces por eso su comparación es ideológica, carece de fundamentación teórico-científica.
Precisamente lo que sucede es que Ubeda es incapaz de realizar esa contextualización, precisamente lo que escribe Vanessa es cierto, no es lo mismo el socialismo real, a un modelo nacional popular derivado de la crisis neoliberal.
La retórica de Chávez y los demás presidentes, es muy distinta de su realidad, por ejemplo Hugo Chávez impulsa un nacionalismo inspirado en Simón Bolívar, habla de Carlos Marx, pero no puede aplicar de forma práctica el socialismo real en Venezuela,
Por eso Vanessa aunque seas estudiante, lo eres, Jorge Ubeda seguramente no tiene ninguna profesión, no podemos comprobarlo, y la debilidad de sus respuestas demuestra que carece de fundamentos para escribir.

En cuanto al otro planteamiento:
"No logro relacionar que tiene que ver Chávez con el fin de la guerra fría"
Precisamente esto es muy sencillo, Jorge Ubeda se contradice aquí, esto reitero pone en duda si verdaramente es un académico o es un resentido ideológico, en fin, responderé colocando un planteamiento que Ubeda me escribió:

"Ve con Evo, Kirchner, Correa, Ortega, Chávez y Castro a festejar la ruina de América..."
"te interesa la construcción revolucionaria del Padre de América", "ese modelo ya triunfó y lleva dándole desde hace cincuenta años, hambre, miseria, muertos y putas a Cuba".

Lo vés, el preocupado por hablar de Chávez es Jorge Ubeda, pero después lo niega, además es
precisamente allí donde está la inconsistencia, coloca al modelo socialista cubano como si fuera lo mismo a una Latinoamérica en crisis después de las recetas del Consenso de Washington.
Además dice que no le interesa hablar de Hugo Chávez, pero el comenzó a mencionarlo, aquí puedes ver la carencia de coherencia de Ubeda y sus múltiples contradicciones.

Los argumentos de Vanessa son puntuales por eso no replicaré, los de Ubeda son falaces, carecen de solidez científica, esto es porque Jorge Ubeda no maneja lo que escribe, plantea pura propaganda ideológica, es risible que niegue tener una postura política e ideológica, ya que es lo único que expresa en sus respuestas.

En fin es una respuesta a Vanessa y también por medio de la misma te pongo ejemplos del por qué Jorge Ubeda requiere con más urgencia rendir cuentas al Informe PISA que nosotros.

Espero que continúes indagando sobre nuestra realidad social, y si requieres otra intervención de mi parte no dudes en pedirla, en cuánto a Ubeda espero que la próxima escribas con argumentos y no puras falacias, precisamente ese es uno de los lastres latinoamericanos que tú te encargas de perpetuar. Y casi siempre tus incoherencias provocan mis intervenciones, ¿por qué me tachas de persistente si tú lo eres más que yo?, además hablas de contumacia, pero esa palabra parece estar más de tu parte, en fin con esto respondo a Vanessa y de paso a Ubeda también.

Jorge Ubeda dijo...

Byron...
si quieres conversar con Vanessa, abre tu blog, o deja tu e-mail.
Aparte de repicar con mi carácter falaz y de la falta de rigor científico, no veo substancia. Hace tres años que no expresas una afirmación acerca del estado de la educación ni de las tareas pendientes.
No voy a seguir esta discusión. Una vez mas, como hace mucho tiempo, si quieres seguir adelante, abre tu blog, y expresa positivamente tu solución supuesto el caso que para tí la educación sea un problema. Y cuando hagas eso, me dejas un aviso aquí, para enterarme.
En estas condiciones, esta conversación ya toma un carácter totalmente estéril. No es la única vez que me dediqué a educación aquí. Puedes repasar el resto de los casos para tener una idea más completa, y quizá encuentres algo que sea de tu interés discutir. Insisto que en esta nota lo principal no es Oppenheimer, sino la educación.

velvett vanessa dijo...

Primero que nada no soy estudiante, soy psicóloga y conozco el área educativa.
Agradezco la intervención del historiador Byron y esta será mi última intervención. Veo que el historiador Byron desglosa un análisis histórico y relacionado con nuestra realidad, mientras que Jorge Ubeda esta vez contestó sin ningún argumento. Veo también que Jorge Ubeda plantea muchas contradicciones que lo terminan delatando, y sí, carece de rigor científico.
En fin me despido del debate, he aprendido mucho, y espero que si Ubeda responde, que plantee elementos interesantes, si no como dijo "no voy a seguir esta discusión", pues que de verdad lo cumpla.

Prof. Essau Barillas dijo...

Bueno Ubeda en algún momento solicitaste la dirección de mi blog y ahí te va, solo que quizás no encontrarás muchos de temas de tu interés,ya que principalmente trato temas históricos, políticos y económicos, eso si, la totalidad de mis artículos son de mi autoría, la dirección es: http://essaut.blogspot.com