domingo, marzo 23, 2014

Martín de Riquer

Martín de Riquer, muerto en septiembre del año pasado, recuerda que también se puede pensar en Cataluña como una parte de España. Habiendo vivido casi un siglo, ha sido actor y testigo de la evolución catalana hacia el descarrile nacionalista, participando del desarrollo de una vida cultural propia, usando y estudiando su lengua, pero haciéndolo naturalmente dentro de los matices de la sociedad española. Riquer ha sido un ejemplo de que Cataluña tendrá particularidades, pero explicadas dentro de España, como lo es la vida e historia cultural de Andalucía, Valencia o Asturias. España es la articulación y evolución de una nación única, divergiendo primero, en la descomposición romana, y confluyendo después, en un largo camino de más de dos milenios. Riquer, filólogo e historiador de la literatura española, desarrolló una gran obra especialmente acerca del medioevo literario, una labor que, simplemente desentrañando raíces y asociaciones, pone sobre la mesa los puntos comunes nacionales, si de nación se pudiera hablar en el medioevo.
Ejemplos de su visión pueden encontrarse en sus estudios del Quijote, las "leyendas catalanas", o el Tirant Lo Blanch.
Su versión comentada del Quijote está probablemente entre las mejores presentaciones de la novela, aclarando su contexto, ubicando en los antecedentes de la época, explicándolo en las corrientes literarias y culturales de España y Europa . En particular, en aquellos capítulos que conciernen a Cataluña, no se desprende de su glosa al Quijote que Cervantes recorra dos naciones distintas con sus personajes. No hay en sus comentarios y análisis ningún énfasis en diferencias nacionales, ni en literaturas separadas: en la lengua, más bien particularidades sociales y dialectales. Su aproximación al Quijote está hecha desde un punto de vista español.
Riquer dedicó su libro " Llegendes històriques catalanes" a la explicación histórica de algunos mitos locales, alguno de los cuales resultaba "fundacional" del catalanismo. Preguntado alguna vez sobre esto, su respuesta está lejos de la mistificación:
-¿Cree que alguien puede ofenderse al descubrir por su libro que la leyenda de las cuatro barras nació de un demasiado imaginativo historiador valenciano y a partir de una crónica castellana?
-No, nadie, porque es un hecho. Las leyendas son leyendas, y punto. No hay que confundirlas con la historia y no hay nada que discutir. Así es.

-Entre esos datos objetivos que son un hecho está la falsedad del Llibre de fets d"armes de Catalunya, tal como usted especifica en el prefacio de su libro.
-Sí, es un libro que se suponía escrito por Bernat Boades en 1420, y durante años se creyó verdadero. Eso hacía pensar que las leyendas históricas catalanas estaban muy definidas en el siglo XV. Pero luego se descubrió que era una falsificación del siglo XVI, y las cosas cambiaron mucho.

-La leyenda de las cuatro barras del escudo de Guifré el Pelós, afirma en su libro, es un invento de gente culta. Un historiador con imaginación la toma prestada, y los intelectuales románticos y de la "Renaixença" la ensalzan hasta hacerla muy popular.
-Tan popular que sería difícil encontrar hoy a un catalán culto que no la conozca. Si fuera cierto que el emperador franco mojó los dedos de Guifré el Pelós en sus heridas de guerra y los pasó luego por el escudo dorado, formando las cuatro barras verticales que dieron lugar al emblema heráldico, tendríamos que aceptar que ese escudo fue creado a finales del siglo IX. Y los escudos no nacieron hasta el siglo XII, cuando los reyes empezaron a luchar con el rostro cubierto por el yelmo y necesitaron un lugar visible donde hacer ver al enemigo sus señales de referencia.
 
Finalmente, en su introducción al Tirant Lo Blanch no existen referencias a Cataluña: circunscribe su comentario al carácter valenciano de Joanot Martorell y las circunstancias evocadas en la historia, siempre en el interior de la sociedad, "en un momento floreciente y brillante de la historia de Valencia".
Parecen referencias intrascendentes, pero basta ver el tratamiento de Martorell o su obra en Wikipedia, sólo por hablar de una cita "neutral", para comprender el alcance de la actitud de Riquer.
En el mismo reportaje mencionado antes, el entrevistador pregunta a Riquer sobre el catalanismo:
 -¿Profesa usted algún tipo de catalanismo?
-¿Qué quiere decir?

-¿Cuál es su forma de ser catalán?
-La normalidad absoluta. La regularidad. Cuando un libro requiere que lo lea en catalán, lo leo en catalán. Si necesita que lo lea en castellano, lo leo en castellano. Y hago lo mismo cuando me planteo la escritura de algún trabajo. [...]. No tengo ningún criterio respecto al nacionalismo. Cuando estudio y escribo pienso en otras cosas.

domingo, marzo 16, 2014

La aberración catalana vista de revés

José Antonio Zarzalejos, en El Confidencial, cambia el punto de vista sobre Cataluña, dándo vuelta el problema: ¿qué pasará en una Cataluña independiente, con los habitantes que deseen permanecer españoles? Y la pregunta no es solo una cuestión de sentimientos, si acaso, como probablemente proponga Convergència Democràtica de Catalunya, para ser ciudadano catalán habrá que saber la lengua catalana y conocer la "historia catalana"...Las alternativas de Zarzalejos son civilizadas, dentro del desgarro brutal que implican. Sin embargo, dada la existencia de fracciones nacionalistas extremas, como se ha observado repetidamente en el curso actual de las cosas, otras soluciones mucho más violentas, como Crimea lo está poniendo sobre la mesa, serían posibles. Las  palabras de Zarzalejos:
Mañana está previsto un referéndum vinculante en Crimea para resolver sobre la incorporación de la península ucrania a Rusia, después de que su Parlamento haya declarado unilateralmente la independencia del territorio. La consulta es ilegal como han denunciado los Estados de UE porque viola la Constitución de Ucrania. Y siendo ese un problema sustancial, no es el único. De prosperar la secesión-anexión de Crimea a Rusia, ¿qué ocurrirá con los ucranios que allí viven? ¿Y con la minoría tártara? ¿Serán rusos o serán ucranios? ¿Extranjeros o nacionales? No es una pregunta provocativa, ni mucho menos una ocurrencia.
En Gran Bretaña se está planteando, todavía tímidamente, qué ocurriría con los británicos que quisieran seguir siéndolo en una Escocia eventualmente independiente, abogándose -eso sí, por parte del secesionismo- por la doble nacionalidad que, no obstante, comportaría enormes complicaciones porque los británicos en Escocia serían ciudadanos de la Unión y los meramente escoceses, no.
Aquí, y en relación con una eventual independencia de Cataluña, la cuestión de la nacionalidad de los catalanes que deseasen seguir siendo españoles la planteó en términos muy serios y documentados el ex presidente del Consejo de Estado, Francisco Rubio Llorente, en un artículo publicado el pasado 23 de enero en La Vanguardia titulado Ciudadanos de Catalunya. Explicaba el catedrático de Derecho Constitucional cómo se decidió la nacionalidad en las repúblicas bálticas cuando accedieron a la independencia tras la caída de la URSS: los ciudadanos de Estonia, Letonia y Lituania “son hoy quienes lo eran en esos Estados antes de 1940 (cuando se los anexionó la URSS) o sus descendientes. Con lo que han quedado privados de esa condición una buena parte de quienes hasta la independencia habían actuado como ciudadanos: entre el 30% y 40% de los votantes en los respectivos referéndums sobre la independencia de Letonia y Estonia, no son ya ciudadanos”.
Aunque Rubio Llorente da por seguro que -como en Escocia- “una Catalunya independiente ofrecería su nacionalidad a todos los españoles que en ese momento vivan allí” (en el Congreso del CDC se va a acordar que para ser catalán nacional será preciso conocer la lengua y la historia de Cataluña), el problema tiene más derivaciones y de alta sensibilidad. Porque aunque se ofreciese esa nueva nacionalidad, no puede ser impuesta dice el profesor con buen sentido. Y añade: “Los nacionales del estado predecesor tienen derecho a seguir siéndolo aunque continúen viviendo en el nuevo, que no puede expulsarlos ni privarlos de otros derechos que los políticos.” El canadiense Stephane Dion, urdidor de la ley de claridad para Quebec, se manifestó en la misma línea el pasado miércoles en Madrid. Traído a Barcelona, Tarragona y a la capital de España por los Federalistas de Izquierdas, Dion fue muy claro: un referéndum de independencia consiste también en declarar extranjeros a parte de la población del territorio.
Oriol Junqueras y la doble nacionalidad
¿Cómo sería entonces la situación? Rubio Llorente la imagina así: “En ese marco obligado, no es disparatado imaginar que un número significativo de los españoles que viven en Catalunya pudieran desear seguir siéndolo sin salir de ella y lo hagan valer ante las autoridades catalanas y españolas. Como esa nacionalidad conlleva la europea y la naturaleza humana es desfalleciente, es posible que esa opción resultara tentadora también para otros, pero bastaría con que se inclinaran por ella quienes en el referéndum votaron en contra de la independencia para que el Estado fruto del alumbramiento naciera con una grave malformación: una democracia en la que no puede votar ni tiene derechos políticos el 40% de los habitantes”.
Los independentistas escoceses insinúan que la solución sería la doble nacionalidad; lo mismo que ha mantenido Oriol Junqueras, líder de ERC, que en declaraciones hechas en septiembre del año pasado apeló a los “lazos emocionales” de ciudadanos catalanes con el resto de España. Sin embargo, Madrid no estaría en la obligación de resolver ese problema a una Cataluña separada, lo que podría provocar un éxodo de una parte de su población. Problema de dimensiones enormes sobre el que no se ha oído por el momento ninguna prevención o reflexión de parte de los estudiosos de la independencia de Cataluña en el Consejo Asesor para la Transición Nacional.
Rubio Llorente, concluye su reflexión sosteniendo que “ni los más ardientes independentistas escoceses o catalanes pueden ignorar el hecho de que aunque los estados se separen, no sería posible establecer una separación nítida entre los pueblos, porque los vínculos de todo género que unen a las personas que los forman vienen de muy lejos, son muchos y sólidos. Tantos, que desde hace siglos los habitantes de España se han visto y han sido vistos como integrantes de una de esas unidades que a partir de finales del siglo XVIII se llamaron naciones. Y es que es mucho más fácil salir del Estado que salir de la nación. Y más fácil aún debería ser lograr que la estructura del Estado se acomode a la complejidad de esta nación de naciones. Un empeño por el que merece la pena seguir luchando.”
Lo que plantea el proceso soberanista en Cataluña no es sólo un problema político y económico (este último es sobre el que el Gobierno está incidiendo de manera más reiterada). Plantea también un gran problema de carácter social porque ante la ruptura de una de las identidades de los ciudadanos de Cataluña -el grupo más numeroso se siente catalán y español según todas las encuestas- se quiebra también el concepto individual de nacionalidad, apareciendo, si la hipótesis secesionista se consumase, eso que Rubio Llorente denomina una “grave malformación”. Otra más, habría que añadir, y no sopesada, por quienes en Cataluña han puestos en marcha la maquinaria de la independencia y que se están dando de bruces con obstáculos de todo orden que hacen cada día más inverosímil que el órdago separatista prospere.
El referéndum de Crimea -a todas luces ilegal- reverdece, como en su momento la independencia de las repúblicas bálticas de la URSS, la inquietud sobre la suerte de minorías -la ucrania, la tártara- y nos obliga aquí, en España, como también está ocurriendo en Gran Bretaña, a preguntarnos qué pasaría con los millones de catalanes que quieren seguir siéndolo a la vez que españoles. La propuesta de Oriol Junqueras -la doble nacionalidad para quien la quiera- se acomoda mucho más a un deseo unilateral que a una planificación de las consecuencias de su improbable iniciativa en el que tantos, y con tanta ignorancia de sus reales consecuencias, le acompañan.

jueves, marzo 13, 2014

Hegemonías y cereales

China acaba de dar un paso nuevo e importante en el crecimiento de su influencia económica: una compañía china de base estatal ha comprado a Nidera, uno de los operadores mundiales de granos. Un negocio de un número reducido de participantes; Nidera es quizá uno de los menores operadores entre los grandes conglomerados, pero suficientemente conveniente como para pagar 17.000 millones de dólares por el 51% de la empresa. Una vez más, China también mejora su posición en Latinoamérica, particularmente en Argentina, donde Nidera ha mantenido tradicionalmente una de sus sedes centrales. El control del agro y sus industrias relacionadas son ya críticos en el mercado mundial, y China abre su trinchera. Del editorial de La Nación de Argentina, dejando de lado las referencias locales:
La National Cereals, Oil & Foodstuffs -Cofco, según sus siglas en inglés, gigantesca empresa procesadora de productos y servicios agrícolas de lo que en otro tiempo fue el Imperio Celeste, se ha quedado con el 51 por ciento del paquete accionario de Nidera. Se pueden hacer interpretaciones varias sobre lo que eso significa. En lo esencial, expresa la voluntad de la gran potencia oriental de constituirse no sólo en la mayor compradora de granos del mundo, sino en uno de los árbitros de las decisiones que se tomen en Occidente en relación con las operaciones generales sobre las principales commodities agrícolas.
Los chinos acaban de comprar, además, Smithfield Foods, la mayor productora norteamericana de carne porcina, con sede en Chicago, y se encuentran en negociaciones para quedarse con la división agrícola de Noble, otra estrella mundial de la alimentación, asentada en Hong Kong, y con plantas de acopio de cereales en la Argentina, además de contar con una participación en un puerto en Timbúes, cerca de Rosario.
Si a lo largo de añares los Estados Unidos y Europa fueron actores centrales en ese renglón de la alimentación mundial, ahora habrá que tomar en cuenta a China. Nidera se caracterizó siempre por la seriedad y discreta reserva con que manejó sus operaciones comerciales y financieras, sobre todo en mercados en los que no ha cotizado en bolsa, y nada se diga, por lo demás, de la circunspección china para los negocios.
Eso explica la amplitud del abanico de especulaciones sobre el precio que ha costado a estos últimos quedarse con el poder mayoritario para las decisiones de una empresa que ha sido modelo de creatividad e innovaciones agronómicas y tecnológicas en semillas, aceites, fertilizantes y herbicidas, entre otros renglones de una actividad que ha desarrollado en decenas de países durante casi un siglo de existencia.
Nidera nació en Rotterdam, Holanda, en 1920, y apenas nueve años después inició sus operaciones en la Argentina. Tan asociado ha estado nuestro país a su desenvolvimiento que la palabra "Nidera" es un acrónimo hecho con las iniciales de varios países: comienza con Holanda (Netherlands) y cierra con la Argentina.
Aquí ha realizado un trabajo relevante en la producción de semillas de maíz, trigo, girasol y soja, ésta en las últimas décadas, y ha sido una fuerza que ha tonificado con su impulso las exportaciones del país hacia el mundo.

domingo, marzo 02, 2014

Despierta el antiguo imperio...

Dejando de lado los buenos modos, los nuevos zares reclaman Crimea. Ukrania debe estar bajo su control con parlamento o con tanques. El imperio reclama sus dominios, y basta de veleidades democráticas y occidentales. En la mejor tradición imperial, los tanques delante, y los fusiles detrás, y después, todos callados. Dadas las tibias advertencias americanas, casi no hay dudas de que en pocos días, de Crimea se podría pasar a Kiev, y quizá sin un disparo, simplemente con la defección del ejército defensor. La administración Obama, y la NATO bajo su sombra, se comportan como un nuevo Chamberlain...Los tiempos han cambiado, pero parece que no tanto...En cola están Letonia, Lituania, Estonia, Polonia.
La imagen, BAZ RATNER (REUTERS), en El País

Bajando a tierra...

Después de un prolongado período de crecimiento del independentismo catalán, la cuenta de las pérdidas económicas está poniendo orden en los intereses de la sociedad, adelgazando los interesados en la independencia a una fracción menor. Una fracción que se verá que mayoritariamente se compone de una izquierda que tampoco se cree lo que dice, pero a quien el "nacionalismo" le viene bien para ganar una posición dominante. Un buen resúmen del estado de proceso lo da Mayte Alcaraz en ABC hoy , que enumera siete elementos que muestran el cambio de tendencia:

(...)

1. El «no» de europa

La sinrazón del Gobierno catalán ha conseguido que las instituciones europeas hayan dejado meridianamente claro que una secesión implicaría que Cataluña quedase fuera de los tratados europeos. Tanto el presidente de la Comisión, Durao Barroso, como el vicepresidente y socialista español, Joaquín Almunia, han insistido en que «quien se sale de un Estado miembro, automáticamente queda al margen de la UE y empieza de cero». Por tanto, la premisa del discurso independentista cae como un castillo de naipes que a duras penas ha intentado sostener la comisaria Reding, cuya máxima concesión, no obstante, al secesionismo es avalar un debate «sin líneas rojas». Bien lejos, claro, de la interpretación interesada que la Generalitat ha hecho de las palabras de la dirigente luxemburguesa, muy tibia también cuando juzgó la pantomima de la verificación de los pistoleros de ETA.

2. El ejemplo de Escocia

Mas se miraba en el espejo escocés para su deriva excluyente. Pero hay diferencias insalvables entre su pretensión y la de los escoceses: la consulta que tendrá lugar allí en 2014 es legal y fruto del acuerdo del mandatario escocés, Alex Salmond, y el primer ministro británico, David Cameron. Ambos alcanzaron un pacto dejando claro qué es lo que se acordaba: la pregunta, sencilla y directa, de si Escocia quiere romper con el Reino Unido, lejos de la trapisonda catalana. Sin embargo, y a pesar de la legalidad del experimento británico, allí también los obstáculos económicos son más que evidentes para las pretensiones independentistas. Hasta el punto de que el Banco de Inglaterra, en un trasunto de lo que hará el Banco Central Europeo en el caso de España, ha rechazado el plan escocés negándole la libra como moneda si finalmente triunfa el separatismo. Aviso para navegantes que Mas ha acusado, si bien no públicamente, ante el temor de perder los asideros internacionales que cree tener, tras la negativa de las cancillerías europeas a contestar a sus cartas «informativas».

3. Los empresarios dicen no

Los presidentes de la CEOE, Juan Rosell, y de la patronal catalana Fomento Nacional del Trabajo, Joaquim Gay de Montallà, han sido taxativos: «No a la deriva separatista» (ABC, 18-2-2014). Como era de esperar, los industriales españoles, y entre ellos los catalanes, no quieren ser partícipes de la ruina independentista. Por ello, ambas patronos reclaman «diálogo» al Gobierno y a la Generalitat para tratar de garantizar la estabilidad política, un factor clave para la creación de riqueza y empleo. En la cena que compartieron con el Príncipe de Asturias quedó más que asentado que el desconcierto juega en contra de la recuperación económica en Cataluña.

4. Agravios como coartada

Hace medio año, la Generalitat presentó en un documento de cincuenta páginas las pretendidas «deslealtades» de España con Cataluña. El Ejecutivo nacionalista cifraba en 9.375,7 millones de euros el impacto de los incumplimientos de Rajoy. Sin embargo, las balanzas fiscales que prepara Montoro arrojan un resultado bien distinto: Cataluña está entre las ocho regiones que gozan de una financiación por habitante superior a la media nacional. De hecho, Fomento ha ejecutado obras en esa región por valor de 21.616 millones de euros entre 2000 y 2012, hasta un 40% más que en Madrid. La Comunidad que gobierna CiU es la primera autonomía con todas sus provincias conectadas por AVE.
El último ejemplo, el respaldo del Estado al reciente Congreso Mundial de Móviles, celebrado en Barcelona que ha generado unos ingresos extra de 356 millones de euros para la Ciudad Condal.

5. La opinión de los expertos

No solo nuestro entorno europeo y los agentes económicos se alejan de Mas. También las grandes consultoras económicas, como Eurasia Group, especialista en riesgos políticos en el mundo, ha dibujado un escenario negativo para Cataluña. De hecho, esta prestigiosa firma «descarta» que la declaración de independencia unilateral vaya a consumarse. Tanto es así que los autores de ese trabajo internacional estiman que ese escenario imposible de cumplir ayuda a las tesis del Gobierno de no ceder un milímetro a las pretensiones anticonstitucionales.

6. Defensa de la constitución

El pasado 20 de febrero, el pleno del Congreso aprobó con los votos del PP, PSOE y UPyD una moción de la formación que lidera Rosa Díez que rechazaba al plan soberanista en Cataluña e instaba al Gobierno a seguir utilizando los instrumentos de la Constitución para garantizar la legalidad. Si bien la falta de autoridad de Alfredo Pérez Rubalcaba para imponerse al siempre ambiguo PSC llevó a este partido a no respaldar una moción del PP en favor de la unidad de España, lo cierto es que ambos partidos siguen tendiendo puentes para conseguir una postura común que obligue a los nacionalistas a entrar en razón.
En este extremo, la figura del Rey es fundamental, haciendo uso de su papel institucional en defensa de la Constitución y del diálogo entre todas las formaciones.

7. Últimas encuestas

Los más recientes sondeos arrojan un retroceso en el apoyo al separatismo, que no había dejado de crecer en los últimos dos años. Y lo hace coincidiendo con las advertencias cada vez más firmes de las autoridades europeas y del tejido empresarial catalán de que una eventual secesión conduciría a Cataluña fuera de la Unión Europea y a una situación económica y monetaria insostenible.
Además, la demoscopia establece que dos de cada tres catalanes siguen pensando que la independencia es algo con «muy pocas o nulas probabilidades de realizarse» y están a favor de una tercera vía. De hecho, solo los votantes declarados de Esquerra Republicana de Catalunya confían en que este proceso desemboque en la separación de esa región española. La falta de horizonte legal de la consulta, que sería vetada por el Tribunal Constitucional, ha llevado a la sociedad catalana a aplicar un mayor realismo, abonado por una política más proactiva del Gobierno de Rajoy. Pedagogía se llama.

domingo, julio 21, 2013

Reflexiones y relaciones con Detroit

¿Por qué Detroit es de interés para España u otros países? Porque, hasta cierto punto, las razones que llevaron a la decadencia y quiebra de la ciudad son similares a las que encuentran muchas otras ciudades y regiones, aquí y en muchos otros sitios. También porque simboliza la pérdida de un pasado brillante, un ejemplo del modelo americano, ahora convertido en un páramo a medias, peligroso, como producto del cambio de condiciones global. A otra escala, Elche, con la casi extinción de su industria de calzado, o Valencia con su manufactura de muebles, son ejemplos cercanos de problemas parecidos. Aunque estén lejos de convertirse en ruinas, hay paralelismos que observar. En todos los casos, el causante de su declinación es el "offshoring", es decir, la deslocalización de la industria a regiones (mayormente a China) que ofrecían costos mucho menores. En algunos casos, la competencia extranjera liquidó la fabricación nacional, y en otros, motivó el translado de capital al país/región de mejores costos. Así, la industria automotríz americana abandonó sus costosas plantas de Detroit (GM, Ford, Chrysler) para moverse a China, Latinoamérica o Europa del Este. De la misma manera, una buena parte de la producción de calzado de Elche se convirtió en órdenes de trabajo en China, y las fábricas de muebles valencianas movieron sus plantas a China; muchos puestos de trabajo se perdieron, y, aunque no se hayan convertido en desiertos, no hay duda que sus pérdidas se sumaron a la corriente que todavía no se detiene de desempleados en toda España. Es decir, aunque no haya un Detroit a la vista, lo que no es perceptible en pequeña escala es claro a escala nacional.
¿Fue el offshoring, la deslocalización, una solución? probablemente fue una mejora inmediata para aquellas empresas que lo emprendieron, y para los países que recibieron las factorías relocalizadas. Sin embargo, a la larga los beneficios han sido muy dudosos para los iniciadores: han contribuído a destruír su propio mercado, al empobrecer a sus clientes primarios, han cedido a sus competidores el conocimiento de sus técnicas y procesos industriales, contribuyendo a su crecimiento internacional. Sin duda hoy el mercado mundial está redibujado, y quienes buscaron una mejora de corto alcance se encuentran rodeados de nuevos rivales.
Por eso ahora existe una contracorriente que vuelve a fabricar a su propio mercado. Hemos comentado antes el caso de la indumentaria en Valencia, que claramente demuestra que, a costos que tienden a aproximarse (debido al creciente costo de producción en Asia), resulta más conveniente producir en el mercado local. Gradualmente, productos de bajo valor agregado retornarán a sus mercados de orígen, dejando sólo para las factorías internacionales aquellos productos que dejen un claro margen de beneficio luego de descontar la logística.
¿Volverá todo a ser como antes? seguramente no: el mercado se ha achicado, y se ha dejado crecer a nuevos competidores. Las técnicas ya no serán las mismas, y su optimización requerirá trabajadores más calificados. La mano de obra más simple difícilmente recuperará su lugar anterior.

Pero existe otro aspecto para observar. José Antonio Gurpegui, en El Confidencial, apunta las diferencias de modelo para la solución de la quiebra de Detroit, comparada con Europa: una ciudad que dejó crecer sus gastos de manera descontrolada, con dispendios y corrupción, llega a un punto en que solicita la quiebra; una quiebra que afrontará la ciudad, con sus recursos, cediendo todos los implicados la parte que les toque. Dice Gurpegui:
Más allá de las hipotéticas lecciones que pudieran derivarse, la declaración de bancarrota resulta sintomática de las distintas aproximaciones al liberalismo económico de Europa y Estados Unidos. El rescate según el modelo europeo, no llega a contemplarse; será la propia ciudad quien asuma las consecuencias de su calamitosa gestión. Sin embargo el capítulo 9 intenta favorecer al deudor en tanto en cuanto impide que compañías de servicios esenciales entre otras, puedan cesar en sus prestaciones. La deuda ni se perdona ni se condona, pero sí se favorece la renegociación, como mal menor, bien con quitas, reducción de intereses o refinanciación en condiciones más favorable.
Y ¿qué hacen los ciudadanos ante la reducción de servicios que se avecina? Hace unos años la californiana ciudad de Sockton de 200.000 habitantes sufrió un proceso prácticamente idéntico. No hubo manifestaciones ni protestas locales, y probablemente eso ocurrirá también en Detroit. Más allá de responsabilizar a los gobernantes por la mala gestión el norteamericano entiende que ha sido él quien ha elegido libre y democráticamente a esos gobernantes asumiendo su implícita responsabilidad. Asumen que la justicia actúe reclamando a quien corresponda su alícuota del desastre, y es ahí donde se exigirán las responsabilidades que hubiere. En caso de corrupción demostrada el responsable termina en prisión. Allí terminó Kwame Kilpatrick, alcalde de Detroit entre 2001 y 2008.

viernes, julio 19, 2013

La bancarrota de Detroit

Una casa abandonada-Rebecca Cook (Reuters), en El Pais
Ayer, 18 de julio, Kevyn Orr, designado administrador de la crisis de deuda de Detroit, inició oficialmente el pedido de bancarrota de las cuentas públicas municipales, por una suma aproximada de diez y ocho mil millones de dólares. La solicitud de bancarrota (una convocatoria de acreedores) afecta a alrededor de cien mil acreedores, entre ellos varios fondos de pensión, que a su vez se extienden a sus pensionados presentes y futuros. La decisión establece un punto de corte a la decadencia de la ciudad, y probablemente le permita reiniciar una nueva vida. Con perdedores, porque no será fácil reordenar el pago de las deudas de la ciudad, y sin tanto brillo, seguramente. En su larga pendiente desde los años cincuenta, los conflictos sindicales primero, y sociales luego, favorecieron el despoblamiento industrial: como símbolo de la tendencia general occidental al offshoring, las plantas automotrices y otras dependientes de ellas fueron expatriándose, en busca de menores costos de fabricación. Así, finalmente no quedaron plantas automotrices, aunque sí sus administraciones. Y la ciudad, reducida a un tercio de su población.
Detroit, sin embargo, hace algunos años reintenta su recuperación: nuevas actividades, y un regreso parcial de la industria automotriz. Su estabilización está asociada a la recuperación norteamericana, que está incluyendo un retorno a la fabricación nacional. Múltiples razones están disminuyendo el interés occidental por la fabricación a bajo costo en Asia, y recuperando para el país manufacturas que no justifican su fabricación a miles de kilómetros de su mercado: los costos chinos progresivamente se aproximan a los nacionales, poniendo en primer lugar la importancia de la logística; es decir, si los costos no son muy distantes, el translado en barco implica una carga adicional en precio y tiempo. Así, crece un aprecio americano por la fabricación nacional, y ésta vuelve. Aunque las nuevas manufacturas ya no serán lo que eran: más automatizadas, más exigentes de conocimientos y políticas de gestión, no significarán un alivio directo para los trabajadores con menores conocimientos, sino una mejora gradual aplicada en el tiempo. Por esto, Detroit probablemente mejorará, pero ya no será la misma, como ya no lo es la propia industria automotriz americana.

domingo, julio 07, 2013

La lengua valenciana y sus instituciones

En los últimos días, una airada respuesta de la Academia Valenciana de la Llengua a una proposición legislativa en las Cortes Valencianas se ha vuelto en su contra, provocando el repudio de la mayoría de las instituciones comprometidas con la lengua valenciana.  La propuesta cuestionada del grupo parlamentario del PP dirigida a la Real Academia Española, solicita que "se reconozca al valenciano su categoría de lengua o idioma propio de los valencianos, que se habla en la mayor parte de la Comunitat". La Academia, entidad oficial de estudio de la lengua valenciana, advierte de que esta propuesta "vulnera el ordenamiento jurídico" al "ignorar" un pronunciamiento sobre esta cuestión del ente normativo y, además, no respeta la normativa lingüística oficial en su redacción. El núcleo de su fundamentación va a lo que es el centro de la actividad de la AVL: "El valenciano, propiamente dicho, se conformó a partir del siglo XIII, cuando fue llevado aquí por los repobladores catalanes y aragoneses que acompañaron a Jaume I, como demuestra la historia, la documentación medieval, la onomástica y la filología, en especial la fonética, la morfología, la sintaxis y el léxico históricos, que muestran su procedencia del latín"."Por esto, valencianos, catalanes, baleares, y los habitantes de otros territorios de la antigua Corona de Aragón, compartimos una misma lengua, aun cuando, debido al paso de los siglos, cada zona ha mantenido o incorporado formas y vocablos propios". Esta lengua, según AVL, es el catalán, algo que ha defendido reiteradamente.
Pero parece que este no ha sido buen momento para esgrimir amenazas. La AVL ha sido respondida, y probablemente se complique su existencia misma como autoridad académica: la primera reacción nació de Plataforma Valencianista (PLV) y Círcul Cívic Valencià (CCV), que pidieron a la Real Acadèmia de Cultura Valenciana (RACV) que expulse de forma inmediata de la entidad al presidente de la Acadèmia Valenciana de la Llengua (AVL), Ramon Ferrer, «por catalanista». En su pedido consideran que la AVL, el órgano normativo de la Generalitat, «abandera institucionalmente el catalanismo en la Comunitat Valenciana, por lo que consideramos que es incompatible tener un puesto en la RACV y también en la AVL». La petición de expulsión de Ramon Ferrer se extiende también a otros miembros de la Acadèmia Valenciana de la Llengua como Àngel Calpe, Artur Ahuir y Alfons Vila.
Ahora es Lo Rat Penat, reconocida institución en el estudio de la lengua valenciana, quien cuestiona a la AVL en un manifiesto en defensa de la lengua valenciana en el que habla de la «provocación» de la Acadèmia Valenciana de la Llengua, a la que llama «un instrumento del nacionalismo catalán». Las afirmaciones de Lo Rat Penat, en la nota de Las Provincias:
La junta de la entidad afirma que la valenciana es una lengua románica que nace tras la desmembración del Imperio Romano. Defendió que la invasión musulmana «no influyó demasiado» en la construcción del valenciano porque se siguió hablando en romace con influencias árabes. En el siglo XIII Jaime I trajo al Reino de Valencia «la lengua occitana, su lengua materna, que se fusionó con el romance que aquí se hablaba, lo que dio naturaleza definitiva a la lengua valenciana».
La institución afirma que nadie se atrevió a decir en el siglo XIV que Sant Vicent Ferrer hablara en otra lengua que no fuera valenciano o que en el Siglo de Oro se catalogara de catalán a Joanot Martorell, Ausias March, Jaume Roig, Isabel de Villena o Röiç de Corella. Y durante la renaixença «Teodoro Llorente y Constantí Llombart negaron rápido el intento catalanizador de Víctor Balaguer», asegura. «Y nunca afirmaron que escribían en catalán».
Lo Rat asegura que sólo a partir de 1970, con una universidad «dominada por profesores catalanes y por el odio al castellano, equiparado a la lengua de la dictadura (franquista)» se defendió la catalanidad del valenciano.
Considera que la AVL fue un «error político» del PP, que «se convirtió muy pronto en un instrumento del nacionalismo catalán». Lo Rat afirma que es hora «de acabar ya con ella» dejando de financiarla.
Asegura que por encima de la AVL está el estatuto autonómica «y sobre las amenazas de esta contra los que no acatan sus dictámenes está la libertad de expresión.
 Tanto las deformaciones catalanistas, como las investigaciones de lingüistas e historiadores valencianos son conocidas y aquí mismas se han comentado antes (1, 2, 3, 4, entre otros). Como Lo Rat Penat dice, sólo es en las últimas décadas, quizá en el último siglo, cuando se subordina la lengua o dialecto valenciano al catalán, como una extensión cultural de la intensión de la intelectualidad nacionalista catalana, de apropiarse de las raíces históricas de sus vecinos, incluyendo a valencianos, baleares, aragoneses, y probablemente incluso a occitanos franceses y el Alguer. Una pretensión ofensiva y prepotente para la historia de cada región, que por algunas décadas fue coronada con la coincidencia de ideas  de la autoridad académica valenciana, que parece estar llegando a su fin. Quizá sea hora de que se reacomoden las cargas.

domingo, junio 23, 2013

Reflujo

Leo este domingo una noticia de la asociación española de productos para la infancia (Asepri), que comunica en el transcurso de la Feria de la Moda Infantil y Juvenil, un plan aparentemente inmediato de relocalización de textiles en la Comunidad Valenciana. En Las Provincias:
La asociación española de productos para la infancia (Asepri) va a levantar una fábrica en la provincia de Valencia para que las marcas españolas de textil puedan realizar en España su producción. El proyecto se encuentra en la última fase y la idea de la patronal es empezar a operar en julio. El presidente de Asepri, Vicente Mompó, abogó ayer por la «reindustrialización» del sector para que las empresas «vuelvan a fabricar aquí» en España, en lugar de producir en otros países como pueden ser Bangladesh, India o China, entre otros. Actualmente, más del 80% de la producción se realiza en el exterior según explicó Mompó.
Quizá sea todavía prematuro, pero este es un movimiento que se producirá, probablemente en forma selectiva, atendiendo a razones que la asociación explica. Comenzaremos a ver las consecuencias del cambio de escenario en Asia: en China y otros países se produce un moderado cambio social que carga los costos de producción, y ya no tiene beneficio fabricar a 10.000 kilómetros de distancia. Las razones enumeradas en la nota son totalmente válidas:
Experiencia de los consumidores acerca de la mala calidad de la producción asiática: en la industria de la infancia «la denominación de origen» es cada vez más importante y los consumidores tienden a mirar la etiqueta para ver donde se ha realizado el producto.
Aumento de los costos laborales en China: ya dicho, ya no les es rentable a los industriales del sector producir en China ya que los costes laborales han aumentado.
Peso decisivo del factor logístico: En el marco de la crisis actual la venta ha caído, y se ha hecho selectiva. La importación exije el envío de contenedores completos, lo que no es viable: el producto se transporta en barco por lo que la rentabilidad se logra pidiendo contentedores enteros.El bajo consumo actual hace que estos grandes pedidos no sean posibles en estos momentos.

Pero la relocalización no traerá las manufacturas que existían previamente: por un lado, los antiguos talleres han desaparecido (Los bajos costes de producción provocaron que muchas de las firmas históricas cerraran al no poder combatir con el low cost procedente de Asia).
Por eso la asociación se propone la creación de una factoría única (¿será viable?) que aplicaría técnicas modernas. Si
su éxito se debe a «su apuesta por el desarrollo de productos excelentes basados en cuatro atributos básicos para lograr la satisfacción de niños y padres: la seguridad, el diseño, la calidad y la innovación, unido a una buena relación diseño- calidad-precio».
entonces los requerimientos cambiarán respecto a los de un antiguo taller familiar. Este es un aspecto importante de la probable relocalización que podríamos llegar a ver: las manufacturas ya no serán tal como las conocimos, y tendrán más conocimiento y tecnología aplicadas, o morirán. Esto implica que no serán fácilmente un colector de mano de obra sencilla. La vieja situación en la que un trabajador con habilidades manuales fuera suficiente, está probablemente definitivamente enterrada. Abrá que hacerselo saber a las nuevas generaciones, y sus padres.

domingo, mayo 12, 2013

Aragonesistas contra el catalanismo

 Declaración aparecida esta noche en multitud de diarios y otros medios españoles: "Los aragonesistas retan a la Generalitat a 'que envíe a los Mossos si quiere imponer el catalán por la fuerza'", basada en un cable de Europa Press o EFE. No encuentro a su autor, que parece remitir a una declaración del PAR (Partido Aragonés); quizá mañana la nota esté en el sitio del PAR, o aparezca con alguna firma en su sitio oficial, lo que esta noche no sucede. Sea oficial o no, es una contestación airada a la interminable pretención del nacionalismo catalán de imponer su dominación no sólo a todos los habitantes de su comunidad, hablen catalán o castellano, sino a sus vecinos aragoneses, valencianos, baleares, y aún manteniendo aspiraciones sobre regiones de Francia (Pirineos Orientales), e incluso sobre Alguer, en Cerdeña.
Lo que sigue es su publicación en El Economista, entre otros medios (1, 2, 3):
El Partido Aragonés (PAR) en la zona oriental ha retado a la Generalitat de Cataluña a que envíe a los Mossos d'Esquadra "para imponer el catalán por la fuerza".
Así, ha mostrado su indignación con las formaciones nacionalistas catalanas, a quienes ha acusado de "imperialistas y totalitarias por inmiscuirse en la política aragonesa, por lanzar amenazas y por los insultos y vejaciones que están recibiendo los aragoneses".
Los aragonesistas retan incluso a la Generalitat catalana a "que envíe a los Mossos d'Esquadra si quiere imponer el catalán por la fuerza, pero los aragoneses seguiremos aquí y vamos a defender nuestra lengua, cultura e identidad aragonesas con uñas y dientes".

El PAR del Aragón oriental también ha calificado de "aberrante" que "una Comunidad autónoma que no respeta la Constitución española, y que no acata las decisiones judiciales, hable ahora de leyes y de legitimidad".

Asimismo, ha indicado que la Generalitat de Cataluña lo que tiene que hacer es "acatar las leyes y devolver el arte sacro de las parroquias aragonesas, que está secuestrado en Lérida; dejar de poner palos en las ruedas a la Travesía Central del Pirineo, aceptar la creación de un Consorcio interautonómico respecto al archivo de la Corona, no apropiarse del Ebro y dejar de manipular la Historia de la Corona de Aragón".

"Es curioso que los catalanistas hablen todo el día de Filología y lingüistas y resulta que el creador y normalizador del catalán no era lingüista, sino que era químico, que reglamentó el catalán, que hasta 1906 se consideraba un dialecto del provenzal y se le llamaba lemosín", ha afirmado el partido.

Durante los últimos años, las Asambleas y Comités del PAR de multitud de municipios del Aragón oriental como La Codoñera, La Cañada de Verich, Altorricón, Fraga, Azanuy-Alíns, Monzón, Aguaviva, Peralta, Monroyo, Fuentespalda, Benabarre y La Ginebrosa se han manifestado siempre en defensa del aragonés oriental.

El PAR oriental ha aseverado que la Comunidad aragonesa "no es colonia de nadie y, menos, de un territorio que durante siglos estuvo subordinado al Reino de Aragón".

"Van a llevarnos a la ruina"

Fuentes aragonesistas han señalado que "los pancatalanistas se creen que son los gendarmes de España y desde Madrid se les consiente todo por la geometría parlamentaria. Ya está bien. Hay que pararles los pies o van a llevarnos a todos a la ruina. Quieren separarse de España pero, sin embargo, no dejan de meter sus narices en todos los asuntos de las demás comunidades autónomas, algo que es inaceptable".

Por ello, "animamos a valencianos y mallorquines a colaborar conjuntamente para parar la imposición catalanista que llevamos sufriendo desde hace más de 30 años, estamos en unos momentos históricos".

"El nacionalismo catalán se comporta exactamente igual que los movimientos totalitarios y fascistas del siglo XX, los cuales querían controlar políticamente países vecinos y se anexionaban territorios ajenos. Todos recordamos cómo sobrevino la II Guerra Mundial", ha recalcado el partido.

Asimismo, el PAR del Aragón oriental ha subrayado que el tripartito de izquierdas aragonés --PSOE, IU y Chunta Aragonesista-- "está sometido al nacionalismo catalán".
Está visto que el afiebrado nacionalismo catalán atropellaría no solo a la mitad de la población de Cataluña que no está dispuesta a votar una nación a su medida, sino también a sus vecinos objetivo de su "país catalán", y así se puede ver no sólo en sus avances sobre "su" franja en Aragón, sino también sobre la Comunidad Valenciana, que de buena gana anexarían. Es notable ver cómo una minoría logra mantenerse e imponer su posición frente a una población casi no representada. ¿Sucedería algo parecido si en la Comunidad Valenciana trinfara una coalición valencianista asociada a todo lo que no sea Partido Popular? Probablemente veríamos algo parecido, como parece prefigurarse en sus opiniones e iniciativas. ¿Obligarían a estudiar sólo en valenciano (que ahora sería catalán)? sería posible, si ya ahora el canal de la Generalitat sólo (o casi) transmite en valenciano, con la ridícula situación de que sus periodistas preguntan en valenciano, y sus interrogados responden en castellano...

domingo, abril 28, 2013

Pérez-Reverte sobre el gobierno "popular"

Un par de comentarios de los últimos días son particularmente duros con la estrategia de gobierno del Partido Popular en España, quizá uno especialmente de Carlos Sánchez, en El Confidencial (¿De qué se ríen?). Sin embargo, como otras veces, ha sido el escritor Arturo Pérez-Reverte quien resumiera en pocas y ácidas palabras el desencanto o la indignación con el curso de los acontecimientos. Es que alcanzar seis millones doscientos mil desocupados, y estirar nuevamento las esperanzas de cambio a dos, tres años, manteniendo impuestos y mirando impasibles la emigración, es algo que algunos ya no pueden tragar.
Estas son sus palabras, extractadas por El Economista:
"lo del Consejo de Ministros del viernes y su conferencia de prensa fue, literalmente, para irse fuera de España a vomitar", subrayando "esa vileza dialéctica, esa cobardía moral, esa descarada asunción de impotencia y ese desprecio a la inteligencia de quienes los escuchaban".
"Y mientras, su jefe en la Moncloa, fumándose un puro, incomunicado, ajeno a todo, impasible como Don Tancredo", lamenta, asegurando que empieza "a creer que si Aznar era un arrogante y Zapatero un imbécil, Rajoy es un sinvergüenza".
"Está quemando su mayoría (y nunca nadie la tendrá igual) sin tocar un pelo de este monstruoso e inviable derroche autonómico. Tiene miedo de que se rebelen los sicarios, los trincones de lo caliente, los barones locales que han hecho de este disparate su negocio. Así que Rajoy lo exprimirá todo y a todos antes que tocarles el negocio a los compadres y desmantelar este disparate burocrático"
(...) "las empresas públicas vinculadas en directo a la política son las únicas empresas que en 2012 aumentaron sus plantillas". "Hay un sistema clientelar de 20.000 asesores políticos y compadres varios trincando de lo que el Estado expolia"
"ni 6,2 millones de parados han convencido aún a estas ratas de alcantarilla estatal de reformar la Administración que asfixia a España". "Ahora dicen 'esto se va al carajo', pero en bonito, y se encogen de hombros, y siguen apretando a empresas y familias sin darse cuenta que cuando la desesperación estalla de verdad, a esa no hay quien la gestione con silencios, perífrasis y cigarros puros"
"aún no hemos visto dimitir a ningún ministro, y eso significa que están de acuerdo con la infamia que el Gobierno de su jefe impone", y resume que "la poca vergüenza, la cobardía moral y el cinismo político se los reparten entre todos, sin inocentes, ese Gobierno, esa gentuza"

Lejos de las promesas iniciales, no hay a la vista esperanzas: a un gobierno inútil le ha seguido otro igual, y entre ambos suman mayoría electoral, y poco se puede esperar de las siguientes mayorías...¿es que una vez más, la solución estará fuera de España?

domingo, abril 07, 2013

Huis clos

Desde fines del siglo XIX, acompañando la ola de optimismo técnico y económico desatada en el mundo occidental, la conquista del espacio se convirtió en algo posible, cercano. hasta que pasada la segunda guerra mundial, la posibilidad se puso manos a la obra: las dos grandes economías del mundo, Estados Unidos y Rusia, comenzaron una competencia furiosa por poner un hombre en órbita terrestre, y en la luna después. Tras ellos, Francia, China, India...Una ola de satélites se dispararon a casi todos los planetas del sistema solar, al punto que el material circundando la tierra ha devenido un problema de seguridad. Los interrogantes de cinco mil años de historia astrológica se convirtieron en fotografías, muestras de roca, graficas de evolución y espectro de luz. De pronto vivimos la colaboración espacial, la construcción de laboratorios y observatorios en órbita, la planificación de estaciones lunares de lanzamiento, el desarrollo de transboradores capaces de ir al espacio y volver: la imaginación, la fantasía literaria de la ciencia ficción se confundieron con los proyectos reales discutidos en las organizaciones científico-militares de las grandes economías del mundo. Todavía hoy enfocamos radares, asociados con millones de computadores, que tratan de encontrar señales de vida inteligente "ahí afuera"...Desde fines de la segunda guerra mundial, febriles imaginaciones encuentran vehículos extraterrestres visitándonos periódicamente, con objetivos que varían entre la salvación universal y el Apocalipsis. Durante el siglo XX, la literatura (y el cine, y la televisión) convirtieron la conquista del espacio en las nuevas novelas de caballería del medioevo...

Las cifras invertidas fueron enormes, insultantes para economías menores...hasta que la realidad alcanzó a todos, convirtiendo tal prodigalidad  en un recuerdo del pasado. Primero Rusia, luego Estados Unidos, los grandes proyectos fueron enterrados. Adíos a las series interminables de cohetes impulsores, adios a los transboradores, y pronto adios a los laboratorios. Sólo permanecen algunos proyectos, aquellos capaces de ser solventados por consorcios de múltiples países, aquellos que muestren alguna viabilidad económica.
Tristemente, los dos grandes proyectos americanos de exploración del sistema solar y exterior, las series Pioneer y Voyanger, continúan su viaje a ninguna parte, con los Voyanger aún procesando y enviando información, pero aquí ya prácticamente nadie los escucha...sólo un puñado de científicos, con un presupuesto limitado, procesan sus débiles señales. Sus primeros años de información fueron conservados en medios tecnológicos obsoletos y abandonados, y se han perdido o se han salvado por milagro, porque algún científico ya jubilado conservó su copia. Los satélites llegarán, si existen todavía, en cientos o miles de años, a tocar algún otro sistema estelar, todavía dentro de nuestra galaxia, mientras que en su base, probablemente mucho tiempo antes ya nadie recuerde que existen. Y si acaso el metal sobrevive, en otros cientos de miles de años, quizá abandonen la vía láctea, para nadie y para nada. El sueño de Sagan, su mensaje al universo, se evaporará seguramente sin que nada ni nadie lo descifre.
Es que las cifras cósmicas son abrumadoras. Hasta las distancias más cercanas ponen problemas a la vida humana, y no solo por el tiempo, sino también por el medio ambiente. Salir de nuestro sistema representa una tarea de generaciones, y alcanzar otro sistema es una tarea que afecta a la raza humana en su totalidad. ¿Y alcanzar los límites de la Vía Láctea?
El espacio y el tiempo cósmico nos devuelve la soledad, la misma que encontramos en cada fotografía de Mercurio, de Venus, de Marte, de Ío, de Plutón. La escala de los fenómenos cósmicos es pavorosa y ciega, y un millón de años de evolución representan prácticamente nada en esta escala. La fragilidad de la vida convierte en absurdas las esperanzas de trascender nuestro pequeño mundo cercano.
Las fotografías: Nebulosa Carina, y proyectos Pioneer y Voyanger , a propósito de los cuarenta años del proyecto Pioneer.

lunes, abril 01, 2013

Una oportunidad

De pronto, la elección del Arzobispo de Buenos Aires como Francisco, papa, puede significar un cambio inesperado para Argentina y América del Sur...Cuando intelectuales y gobiernos van en otro sentido, de pronto una voz potente puede hacerse oir...Su importancia es evidente: la frialdad de su recibimiento en los medios "progresistas", recuerda al de Karol Wojtyła por el gobierno comunista polaco en 1978.
Dice sobre esto Héctor Leis, ex militante montonero, en una entrevista en La Nación:
Es difícil hablar del papa Francisco para los argentinos, un pueblo mental y emocionalmente saturado por políticas e ideologías del pasado. En ningún país del mundo ocurre que cuando se recibe la noticia de la elección de un papa connacional no surja inmediatamente una alegría y emoción unánime. Las críticas mezquinas hechas a la elección de Bergoglio muestran, una vez más, que la Argentina es un país dividido por resentimientos originados en el pasado. Si Francisco continuase la obra de Bergoglio, ciertamente el Vaticano comenzará una nueva etapa. Su acción será espiritual y pastoral sin distinción de identidades políticas o ideológicas. Su compromiso será con los pobres y los necesitados. Su mensaje será de amor, reconciliación y fraternidad. Mi impresión es que un papado con esas características tendrá una gran contribución en América latina y en el mundo. Pero tengo mis dudas de que eso valga para la Argentina. Mi esperanza es que Francisco nos ayude a abrir nuestros corazones y mentes al amor, la verdad y la reconciliación con nuestro pasado que tanto precisamos. Pero sin un acto de contrición de nuestra parte, eso no será posible.

domingo, febrero 17, 2013

Chet Baker, Stuttgart, Abril, 1988

Stuttgart, 1 de abril de 1988. Junto a su cuarteto (Stilo, guitarra y piano; Schmucker, contrabajo, Seno, batería), Chet Baker, de cincuenta y ocho años, con el semblante de un hombre que tuviera diez o quince años más, taciturno, silencioso en los intervalos, cantando con voz vacilante, toca sin embargo su trompeta como pocas veces.
Un mes y medio después lo encontrarán muerto en su hotel en Amsterdam, en el último acto de su adicción.
Atrás quedan sus inicios, sus posibilidades perdidas, su vida a golpes.