martes, febrero 23, 2010

Estados Unidos vs China, la próxima guerra fría

J.Jacks escribe un excelente artículo sobre la estrategia china frente a Estados Unidos; estrategia que cada vez va haciéndose más evidente. Como toda proyección, está expuesta a transformaciones que pueden desbaratarla, o acelerar su concreción. Hemos visto cómo en el pasado, la afirmación acerca de los "pies de barro" de Occidente, terminó en el derrumbe de quien lo pronosticaba. Cada actor tiene sus puntos fuertes y débiles, y los debiéramos tener en cuenta. Pero, antes que nada, conocer los hechos debe ser lo primero. Veamos qué dice Jacks:
Estamos en guerra. Algún ministro español oye campanas cuando observa sus consecuencias pero no sabe dónde. No se trata de una guerra militar tradicional. Supone una contienda comercial entre Estados Unidos y China de la que, por el momento, no se sabe quién resultará ganador.

Como en toda guerra, la contienda se libra en diferentes áreas, entre ellas:

a) Inversiones exteriores: desde julio del 2009, China admite que destina parte de sus reservas a controlar empresas energéticas extranjeras (Petrobras, Addax, Blackstone, los intentos en Río Tinto con ACH), del sector de materias primas o en el de las líneas de distribución petrolíferas y del gas.

El futuro son los metales raros y China ya ha dado los primeros pasos para posicionarse: no se conforma con producir en 95% de la producción mundial sino que posee el 25% de Arafura y el 50% de Lynas. La nueva generación de productos electrónicos necesita de estos metales…incluidos los misiles para defensa aérea.

El gigante asiático diversifica geográficamente sus inversiones. No invierte igual en Oceanía (68% en materias primas) que en Hong Kong (35% en el sector financiero).

b) Proteccionismo y WTO: el Gobierno Bush impuso tarifas selectivas a productos chinos (700% al acero, 106% a productos manufacturados) y el actual presidente ha aumentado la práctica (impuesto del 210% en neumáticos). En 2009, Estados Unidos “persuadió” a la WTO para que sancionara a China por incumplir con las leyes sobre propiedad intelectual. Como respuesta, China incrementa sus aranceles.

c) Tipo de Cambio. Existen múltiples frentes abiertos en este mercado, pero entre ellos destacan tres: China pide el fin del dólar como moneda de reserva internacional, presiona con el fin de la compra de deuda EEUU y usa las reservas de su balanza comercial con Estados Unidos para comprar activos denominados en euros. (1) El Banco Central Chino “recicla” esos dólares a cambio de euros para sus compras en Europa. (Nota: el proceso de reconversión de dólares en yuanes por el Banco Central Chino para evitar problemas inflacionarios domésticos tendrá una explicación futura más detallada).

d) Financiero: para algunos, China pudo tener algo que ver en la presente crisis y los frutos están a la vista. Del mismo modo, Estados Unidos “aconseja” a sus entidades la no participación en el Qualified Foreign Institutional Investor. (2)

Cuatro frentes de batalla que se desarrollan en dos escenarios distintos.

Como en toda guerra, la batalla se libra en diferentes escenarios. A los efectos que interesan a nuestro país, principalmente en dos: la Unión Europea y el ASEAN.


a) Para China, el ASEAN es “su patio trasero”. Su idea es la de usarla para internacionalizar su moneda de modo gradual de modo que en 2015 su divisa sea convertible dentro de este área. Mientras, Estados Unidos trata de dificultar ese proceso con acuerdos bilaterales del tipo FTA y con la venta de armas, la ultima $6.400 millones a Taiwán.

b) Del mismo modo, Estados Unidos siempre ha supervisado la Unión Europea. El euro fue el resultado de un programa diseñado en varias etapas: primero, la recuperación alemana de 1945 y, posteriormente, la creación de una Unión en torno a su economía, el Buba y la nueva moneda germana. Con un objetivo claro: hacer frente al enemigo de aquel entonces, Rusia.

Esa recuperación alemana, Wirtschaftswunder, se basaba en ayuda entregada por Estados Unidos, estabilidad financiera fijada por el Bundesbank y control de precios a través del Deutsche Mark (DM). Para los norteamericanos, la primera prioridad era establecer el Buba y el sistema financiero hasta el punto de que crearon el DM antes incluso que la bandera alemana.

Alemania sustentó su desarrollo en la estabilidad del marco gracias al control interno de la inflación en vez de recurrir a ajustes del tipo de cambio. Con el tiempo, y para completar la construcción de la nueva Europa, Francia se encargaría del presupuesto (PAC). Para crecer, cada cierto tiempo nuevos países se tenían que adherir. Mano de obra barata y nuevos mercados para productos del norte.
Jacks dedica un último párrafo a España (en realidad España es el tema del artículo -"España, ¿aliada de China en su lucha contra Estados Unidos?"). No es el centro de la discusión, pero vale como referencia, y más aún para Latinoamerica, que puede llegar a representar un papel parecido: es sabido que China ha incrementado geométricamente su presencia en la región:

El papel de España

¿Y qué tiene esto que ver con nuestra crisis? Pues mucho. China empieza a interferir en la Unión cada vez más hasta el punto que es el segundo mayor socio de la UE y la UE es el mayor socio comercial de China. Una cooperacion que no sólo opera en términos comerciales sino a través de su inversión en deuda soberana europea de los $2 trillones de sus reservas de modo selectivo. No compra cualquier deuda.

Y es aquí donde entra España en juego. China ya es el segundo mayor comprador de deuda publica soberana española (3). Su presencia no deja de crecer, sobre todo desde el 2008 (Nota: interesante la evolución de Alemania y Luxemburgo deshaciendo posiciones y Francia ganándolas. ¿Se acuerdan del cambio de Primary Dealers del Tesoro?).

¿Por qué iba China a comprar deuda soberana española? ¿Cómo podría China ayudar a España a salir de sus crisis? ¿Y a cambio de qué? Porque España tiene algo valioso que ofrecer a China en esta guerra, el derecho de “veto” sobre tres materias cruciales en la Unión: política exterior, defensa y fiscalidad (sobre todo de cara a las Perspectivas Financieras 2014-2021) lo que de facto le facilitaría la capacidad de influir en decisiones claves de la política comunitaria.

España podría “poner una vela a Dios y otra al diablo” a fin de recibir ayuda del mejor postor para salir de la crisis. Un euro con problemas afecta a las exportaciones de China y favorece al dólar. Hace parecer a la economía americana y a su deuda como “saludable” (Indonesia y su reciente decisión sobre la deuda estadounidense) en relación con el quimérico euro y la frágil Unión.

España por si sola no tiene capacidad para salir de la crisis (aun acometiendo las reformas que pedirá la Comisión) y necesitará ayuda exterior. Si de Alemania nada se puede esperar, solo hay dos fuentes capaces de proporcionarla, el FMI y el SAFE (el CIC).

Por ahora, no se está haciendo tan mal. No quedan más soluciones ni mucho más tiempo.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

veo que este juego del poder y la inversion va mas haya de mi entendimiento,pero mi razon me dice que si enverdad,es una guerra por llegar a la cima del trono mundial que lastima de gente,solo poder y para nada.

Manuel dijo...

Que se maten entre todos los políticos y dejen al pueblo tranquilo que siempre somos los que pagamos y no hay derecho... Es como lo de las manifestaciones en valencia; el propio pueblo aporreando al pueblo... Unamonos policias y civiles y aporreemos a los politicos que son los que nos hacen todo el mal... Saludos a todos y animo!

Jorge Ubeda dijo...

Manuel, francamente, no viene muy al caso el comentario ¿de acuerdo?

Anónimo dijo...

u estamos destinados ala destruccion de nosotros mismos de que te sirve atesorar todo el oro del mundo si te pierdes a ti mismo,nada te llevaras o mejor dicho si te llevaras algo la desilucion de haber destruido este mundo y atodos los que habitamos en el.